Alberto relato de Antonio Peñalver

Alfonso (relato)

No sé si os he contado que tengo un perro. Me da que hacer, porque todavía tiene un año, pero me hace compañía y me ayuda a seguir peleando con la vida, pues saber q hay otro animal dependiendo de mí, haciéndome necesario, me ayuda a ir llevándolo todo hacia adelante.

Lo saco por la mañana, cuando amanece, aunque no demasiado temprano, para que tenga la posibilidad de cruzarse con otro cuadrúpedo; tropiecen sus hocicos y muevan un poco el rabo. Y luego por la noche, antes de cenar.

Hoy era un día extraño. Yo, y no lo digo por esto, no sé todavía si es lunes o martes o qué es. Esto me pasa a menudo. Pero lo extraño es que he notado las calles más sucias de lo habitual, y también menos gente. El primer parque que cruzo, por ejemplo, siempre está repleto de niños jugando y sus madres y padres sentados en los bancos haciendo corros de blabería. Pero desde la semana pasada los columpios están precintados. Y hoy todo estaba callado.

Solo había un grupo de cuatro preadolescentes comiendo pipas y mirando sus móviles, una chica sentada sola y leyendo algo que parecían unos apuntes para un examen próximo y, también, al final, un señor con chandal y el pelo blanco.

No parecía estar pensando en nada en especial. Simplemente esta derrotado. En su mirada perdida había lo más cercano que he visto nunca a la desesperación.

Mi perro ha ido corriendo hacia él, y eso parece q le ha hecho dibujar una sonrisa, pero enseguida se le ha roto.

He estado a punto de comentarle algo en referencia al arrojo de Muchacho, pero he preferido no hacerlo.

He vivido media vida en ciudades grandes, donde la gente está siempre perdida entre el ruido y la prisa, y no se molestan en disimularlo, pero nunca jamás he visto una mirada como la de ese señor canoso del chandal que hoy esta sentado en el banco del fondo del parque que hay al lado de los juzgados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Antonio Peñalver Guillén.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a ionos que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad